Vieques, a un año del huracán María, todavía levantándose

 

English below

Cable, posiblemente del teléfono, sujeto con estaca por un vecino, 27 septiembre 2018.

Para mí, un año desde el huracán María en Puerto Rico no es el 20 de septiembre, sino el 30 de septiembre, cuando yo pude regresar a mi casa porque me encontraba fuera de Puerto Rico. San Juan quedó totalmete incomunicado e inaccesible por tierra y aire. Diez días después fue lo más pronto que pude llegar. Y aunque habían pasado ya esos días, el impacto de lo que vi fue abrumador.

He sido testigo de cómo se ha recuperado Vieques desde el 30 de septiembre del 2017: se acabaron las filas de la gasolina, todos tenemos agua, hace tiempo no hay un apagón general, los supermercados están mejor suplidos, las señales de los celulares trabajan mejor, el banco está funcionando (la mayoría de los días cuando las comunicaciones están bien), hay dinero en efectivo para transacciones, la economía se mueve.

 

En la puerta del Banco Popular, 27 septiembre 2018.

Sin embargo, todavía no tenemos una solución permanente al problema eléctrico, no tenemos servicio telefónico que no sea por celular (el código de área 741 ya está en extinción y la compañía nos sigue facturando), no tenemos un hospital, funcionamos con medio aeropuerto, la policía es invisible, las calles están perdidas, y el eterno problema del transporte marítimo continúa igual.

 

Lamentablemente muchos negocios se perdieron, mayormente aquellos relacionados al turismo. Algunos sufrieron la furia directa de María y otros la merma en el turismo que todavía nos toca. Muchos trabajos perdidos, trabajadores que se fueron, casas a la venta, y especuladores extranjeros aprovechando el mercado.

 

La naturaleza ha sido más resiliente que la creación humana. Los árboles frutales perdieron su orientación al principio y se salieron de tiempo de dar fruto pero ya están comenzando a caer en tiempo otra vez. La vegetación se ha recuperado casi a totalidad, excepto los mangles.

 

Velero en Tres Palmitas, dic 2017 y sep 2018. Noten que el mangle ha mejorado muy poco, si algo.

Las áeas de mangles del sur, así como los corales, han sido los más afectados porque fueron ellos los que enfrentaron las marejadas y los vientos directamente y primero que todo. Las fotos son de varios meses después de María, a la izquierda diciembre 31, 2017 y a la derecha septiembre 1, 2018. El área es Tres Palmitas en la Bahía de Puerto Ferro, donde se hundieron la mayoría de los veleros que se refugiaron allí. Los mangles en estas áreas quedaron desnudos y color marrón. Se ve como la vegetación de fondo ya tenía un poco de verdor en diciembre pero los mangles no se han recuperado todavía. Mangles y corales enfermos no ayudan a la propagación de la vida marina y la pesca así que podemos esperar un efecto a largo plazo.

 

Aquí un enlace sobre lo que dice el Departamento de Recursos Naturales que está haciendo o va a hacer sobre la situación con los corales y los mangles. Nada de esto ha llegado a Vieques. http://www.wipr.pr/flora-y-fauna-de-puerto-rico-se-recupera-a-un-ano-del-huracan-maria/

 

Tanto el mangle como los que sobrevivimos a las condiciones que dejó el huracán categoría 5 (cuando pasó por Vieques), todavía estamos un poco espeluzados. Vieques todavía se está levantando y está muy poco preparado para sobrevivir a un gobierno en quiebra y a una Junta Federal determinada a hacernos pagar una deuda sin auditar. Los deficientes servicios del gobierno son ahora menos confiables y más costosos. María es la excusa para implementar planes antipáticos para el público con muy poca resistencia. Vivimos y operamos como la foto de arriba, agarrados con una estaca temporera esperando la solución final. Solo rogamos que no nos toque otro huracán por varios años, o nos envía a la edad media.

 

English translated by Google
For me, one year since Hurricane Maria in Puerto Rico is not September 20, but September 30, when I was able to return home because I was out of Puerto Rico. San Juan was totally incommunicado and inaccessible by land and air. Ten days later it was as soon as I could get back. And although 10 days had already passed, the impact of what I saw was overwhelming.

I have witnessed how Vieques has recovered since September 30, 2017: the long lines for gasoline are over, we all have water, there has not been a general blackout for a long time, supermarkets are better supplied, cell phone signals work better , the bank is working (most days when communications are good), there is cash for transactions, the economy moves.

At the door of Banco Popular, September 27, 2018.
However, we still do not have a permanent solution to the electrical problem, we do not have telephone land lines (the area code 741 is already in extinction and the company keeps billing us), we do not have a hospital, we operate with half the airport, the police are invisible, the streets are lost, and the eternal problem of maritime transport remains the same.

Unfortunately many businesses were lost, mostly those related to tourism. Some suffered the direct fury of Maria and others the decline in tourism that still touches us: lost jobs, emigration, houses for sale, and foreign speculators taking advantage of the market.

Nature has been more resilient than human creation. The fruit trees lost their orientation at the beginning and left time to bear fruit but are already beginning to fall in time again. The vegetation has recovered almost completely, except the mangroves.

Sailboat in Tres Palmitas, Dec 2017 and Sep 2018. Note that the mangrove has improved very little, if anything.

The southern mangrove areas, as well as the corals, have been the most affected because they were the ones who faced the swells and the winds directly and first of all. The photos are of several months after María, on the left December 31, 2017 and on the right September 1, 2018. The area is Tres Palmitas in Puerto Ferro Bay, where most of the sailboats that took refuge there sank. The mangroves in these areas were left bare and brown. It looks like the background vegetation already had a little greenery in December but the mangroves have not recovered yet. Mangroves and sick corals do not help the spread of marine life and fisheries, so we can expect a long-term effect.

Here is a link about what the Department of Natural Resources says it is doing or is going to do about the situation with corals and mangroves. None of this has reached Vieques. http://www.wipr.pr/flora-y-fauna-de-puerto-rico-se-recupera-a-un-ano-del-huracan-maria/

Both the mangrove and those who survived the conditions left by the category 5 hurricane (when it passed through Vieques), we are still a bit spooked. Vieques is still rising and is very little prepared to survive a bankrupt government and a Federal Board determined to make us pay an unaudited debt. Deficient government services are now less reliable and more expensive. María is the excuse to implement unfriendly plans for the public with very little resistance. We live and operate like the photo above, held up by a temporary stake waiting for the final solution. We only pray that we are not hit by another hurricane for several years, or we will end in the middle ages.

Tags: , , ,

Comments are closed.

%d bloggers like this: